A veces escribo para distraerme, otras veces sólo para concentrarme en escribir. Normalmente me duele empezar y cuando lo consigo no hay como detenerme. En sí soy adicta a escribir. La literatura para mí es un frenesí, sin ella sufro más de lo que sufro por ella. Porque todo lo que realmente amas, duele. Por eso me dueles tú. Porque te amo.

lunes, 30 de julio de 2012

Azul

A veces veo el azul y lo veo tan indefenso, como si no fuera capaz de causar tanta furia en mí. Luego lo veo peligroso, me dan ganas de atravesarlo con un alfiler y poco a poco ir convirtiendo el azul en rojo. Pero no enucentro el valor de tomar el filo. No sé si es cobardía. O falta de determinación. Sólo sé que la próxima vez que vea el azul de mis venas contra el azul del cielo me voy a sentir tan obsesionada con acabar con tanto dolor. No quiero estar azul. Preferiría ver mis venas rojas, mis manos bañadas con la sangre y agua tibia de la tina.

La próxima vez sí lo haré al ver el azul de mis venas contra el azul de tus labios alejándose a la deriva. Así, también yo, me iré de mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario