A veces escribo para distraerme, otras veces sólo para concentrarme en escribir. Normalmente me duele empezar y cuando lo consigo no hay como detenerme. En sí soy adicta a escribir. La literatura para mí es un frenesí, sin ella sufro más de lo que sufro por ella. Porque todo lo que realmente amas, duele. Por eso me dueles tú. Porque te amo.

domingo, 22 de julio de 2012

Cinco de Marzo, 2011.

Hoy, estaba aburrida así que encontré unas preguntas en facebook y decidí contestarlas aquí porque no tenía nada que hacer. Y había 2 preguntas que no pude contestar fácilmente porque es complicado. Y entonces me puse a pensar, que no he superado mi pasado, o al menos no como yo quería.

Primero que nada, una de esas preguntas era: Te arrepientes de algo de tu pasado? Y la verdad es que yo antes no me arrepentía de nada, pero ahora sí. Y la respuesta a esta pregunta va ligada a la otra que es: Sabes amar? Y a esta contesté que no. Lo que pasa es que según yo me enamoré, y se podría decir que sigo enamorada. Pero lo nuestro nunca fue amor. Era algo enfermo, era dolor. NO ERA AMOR. Y lo sé porque yo sufrí con él, pero tampoco puedo negar que fui la persona más feliz del mundo. Entonces me confunden las dos preguntas.

Hablé con mi ex y él me dijo que sufría y le dolía estar a mi lado. Y que yo parecía disfrutarlo. Tal vez sí fue mi culpa, no lo voy a negar. Pero me arrepiento de haber salido con alguien que no tuvo la confianza de decirme lo que sentía, porque siempre se sintió así y nunca tuvo el valor de mencionarlo. Y me arrepiento de haber sido yo la que lo hizo sufrir, porque a pesar de lo agradecida que estoy con él yo sé que no era amor. Entonces eso me hace pensar que no sé amar. ¿Cómo puedes saber que amas a alguien si lo único que haces es herirlo?

Seguro estoy exagerando, como siempre, pero esta vez en serio me hizo entender. Lo que yo viví con él no era amor. Fue la relación más intensa y emocionante que he vivido. Pero emocionante en muchos sentidos, no sólo era la alegría de estar con él sino también el miedo y la dependencia que me consumía.

Por eso decidí, erroneamente, a no volverme vulnerable. El amor puede llegar a ser real, hasta cierto punto. Pero lo que es verdadero no termina y la verdad es que lo nuestro termino y yo no tuve ni ganas de hacerlo durar, y él tampoco.

Lo nuestro no fue amor, el amor es eterno y lo que yo sentía por él simplemente… ya no existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada