A veces escribo para distraerme, otras veces sólo para concentrarme en escribir. Normalmente me duele empezar y cuando lo consigo no hay como detenerme. En sí soy adicta a escribir. La literatura para mí es un frenesí, sin ella sufro más de lo que sufro por ella. Porque todo lo que realmente amas, duele. Por eso me dueles tú. Porque te amo.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Te lo digo sin palabras

16 de Octubre, 2012; 14:00 aproximadamente. (Tú a mi lado)

Mientras me acariciaba la espalda con sus dedos sentí una tristeza inmensa, infinita, sólo de pensar que ese roce sería único y que estaría dentro de mi por siempre.

Mi piel absorbió cada caricia de las yemas de sus dedos obsesionándome con ese tacto y me invadió el miedo con sólo pensar que llegaría el día en que otro me tocaría suavemente la espalda y que esa sensación o esa pasión me llevaría por un instante a este momento en que tú estás a mi lado y tus dedos acariciándome la espalda me hacen creer que jamás me repondré de este instante.

Jamás me repondré de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada