A veces escribo para distraerme, otras veces sólo para concentrarme en escribir. Normalmente me duele empezar y cuando lo consigo no hay como detenerme. En sí soy adicta a escribir. La literatura para mí es un frenesí, sin ella sufro más de lo que sufro por ella. Porque todo lo que realmente amas, duele. Por eso me dueles tú. Porque te amo.

sábado, 10 de noviembre de 2012

Y mientras desapareces...

Va a llegar un día en que ella se canse de entrar y salir de tu vida. Y cuando ese día llegue ya no te volverá a buscar, entonces no sólo la vas a extrañar. Vas a sentir que la necesitas, que sin ella ya no puedes vivir. Volverás a buscarla y cuando lo hagas ella ya no va a estar ahí donde prometió siempre esperarte. Vas a estar sólo. Y eso te va a doler. Y espero que te duela.

Sin embargo, lo que más espero es que a ella ya no le duela la indiferencia que recibe de ti. Espero que, cuando quieras regresar, ella ya esté muchos pasos adelante de ti. Porque realmente se merece a alguien que la traté bien, a alguien que la respete, a alguien que cumpla su palabra. Que le demuestre con acciones que la quiere. Porque un "te quiero" no vale nada si se dice con el corazón pero no se demuestra con el cuerpo. De qué sirve.

Espero que llegue un día en que te des cuenta que ella se equivocó pero sí estuvo ahí y que nunca la perdiste porque siempre fue tuya y lo sabías. Fuiste tú el que se fue. Fuiste tú el que la lastimó. Fuiste tú la persona que más la ha decepcionado en la vida.

(Aunque te duela saberlo. Aunque ella llore al aceptarlo.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada